www.hipnosis.sld.cu EL PORTAL DE LOS HIPNOTERAPÉUTAS DEL CARIBE  
September 19, 2011
banderas

¿Cómo aprender a hipnotizar?

libro
Tomado del Libro "Yo si creo en la Hipnosis" del Dr. Alberto Cobian Mena

El  problema  de  hipnotizar no es complejo  en  sí  mismo, sólo requiere  algunos elementos que  a mi modo de ver son muy importantes y están relacionados con la técnica o las técnicas, con la voluntad expresa del terapeuta y del paciente o en otro caso, con la del  experimentador y del sujeto a hipnotizar y, por último, con determinados rasgos de personalidad de ambos participantes. La  selección del método depende muchas veces de  la  experiencia concreta  del  hipnólogo,  así  como  de  su  marco   referencial  informativo,  pues  sobre  esta se  han  elaborado  muy  diversos procederes  que  casi  siempre,  sobre la  base  de  un  elemento sugestor   muy   fuerte,  dan  un  buen   resultado,   atendiendo particularmente a las características del sujeto que se va a hipnotizar o a tratar y a la pericia del hipnólogo.
Ya aquí, de hecho, estamos implicando algunas condiciones que se deben tomar en cuenta para el buen desempeño de la hipnosis, a saber:

  • Nunca   hipnotizar  sin  haber  hecho una evaluación psicológica  del sujeto o paciente, pues su no realización  puede conducir a errores de aplicación y a la ineficacia del método. Ello debe contemplar una explicación acerca de qué es la hipnosis, sus posibilidades en función de las necesidades del sujeto o paciente y la aceptación por parte de éste.

  • Una vez lograda la disposición, aplicar pruebas o técnicas  de sugestionabilidad  bien  sencillas, que  permitan  asegurar  la evaluación de objetos diagnósticos de una manera rápida y que  no impliquen procesos angustiantes para el paciente.

  • En todo momento, el hipnólogo debe poseer y expresar atributos tales como:

    Seguridad y confianza en sí mismo.
    Dominio de la técnica o las técnicas.
    Serenidad y plasticidad en su conducta.
    Manejo ético de la situación.

  • Todo  ello llevará al paciente a recibir de un modo muy  positivo la  influencia  del  terapeuta,  lo que  a  su  vez  le  brindará confianza y seguridad.Si  en  el  momento  del  proceder,  bien  con  las  técnicas diagnósticas de sugestionabilidad o con la hipnóticas propiamente dicha,  el paciente o sujeto se muestra tenso o intranquilo y  no se  logran  los objetivos propuestos, porque  hay  resistencia  o temores por parte de éste, nunca deberá forzarse la situación, lo cual no quiere decir que no se realicen nuevos intentos (1 ó  2), siempre  relajando e inspirando confianza; pero es importante  no insistir demasiado, pues vale la pena interrumpir y dejarlo  para otra nueva sesión e incluso para otro día. Ello evitará un  nivel frustrante  para el hipnólogo, sobre todo cuando es novel,  y  que aparezcan elementos de incredulidad en el paciente o que éstos se exacerben si existen en alguna cuantía.

  • Como en toda relación terapéutica, deben mantenerse niveles de comunicación  importantes  entre el hipnólogo y el  sujeto,  pues deben concurrir en el primero los atributos de buen  comunicador; ello  le  permitirá  establecer  una  adecuada  relación  médico - paciente y así obtener toda la información necesaria sobre este, sus características personales, los motivos reales de consulta  y sus   verdaderos   objetivos.   Siempre   habrá   de    comunicar equilibradamente afecto y efectividad.

  • Requisito indispensable en toda acción de hipnosis  terapéutica, ha  de  ser su sustentación con fines de ayuda,  curativos  y  de investigación. Toda acción que se aparte de estos tres elementos, es en sí morbosa y ajena a intenciones humanistas.

  • Deberá  existir  siempre  el  complejo  aptitud - actitud  para mantener  una  efectiva  relación  con  el  paciente,  basadas en componentes tales como: buena relación y adecuada simpatía;  pero también para eliminar las más mínimas señales de dependencia  por parte  del  paciente  hacia  el  terapeuta,  lo  cual   significa establecer y conservar una relación a la vez humana y técnica.

  • Como en toda relación terapéutica, ha de mantenerse  un  buen rol  profesional.  Ello está dado tanto por  elementos  estéticos relativos  a la buena presencia física, la higiene personal y  la adecuada expresión verbal, como por técnicas que son de hecho las importantes  para lograr los objetivos que él se ha propuesto  y, unido a los primeros, satisfacer la expectativa del paciente.


La sugestibilidad del sujeto

La  sugestibilidad  constituye  una característica  de  todo  ser humano   en  mayor  o  menor  cuantía  y  su   reconocimiento   y confirmación  para  el proceso hipnótico es un elemento  de  gran importancia.
La sola presencia de un hipnólogo con los atributos de poseer  un buen rol profesional, ya es un elemento de impacto y sugestión  que debe  ser aprovechado, partiendo del conocimiento de cómo  es  la persona  a  hipnotizar  y  del  empleo  de  técnicas  eficaces  y sencillas,  entre  las  que  figuran las  siguientes  y  que  han demostrado su elevada efectividad.

Caída hacia alante o atrás

Se  le  pide al sujeto, puesto de pie, que cierre sus  ojos,  una bien los pies en talones y puntos y se relaje completamente. Entonces se le dice: "Yo  pondré mis manos en sus hombros", y nos colocamos de  frente si  la sugestión es caída hacia alante, o hacia detrás si  es  en ese  sentido,  y se le indica igualmente: "Usted  siente  cómo su cuerpo  se  echa  hacia  alante (o hacia atrás)  y  no  lo  puede resistir y no tendrá miedo porque nada malo le pasará".
Si el sujeto es sugestionable, inclinará fácilmente su cuerpo en la dirección sugerida.
Puede  ser que mientras siente su caída,  despierte  abruptamente por  temor a dañarse, y será nuestro deber tomarlo y calmarle  de inmediato.

Otros métodos descritos por el Profesor Cobian en su Libro " Yo si creo en la Hipnosis"
  1. Prueba del cuerpo oscilando

  2. Caída por pérdida de fuerzas del cuerpo

  3. Cuerpo pegado al asiento

  4.  Manos pegadas


Página siguiente



 

 

 

 

 

PAISES MIEMBROS

 

medall
TEST
EVALUACIÓN PSICOLÓGICA

 

 

 

 

 

 

Comité Permanente de Editorial y Publicaciones - Webmaster